El masaje desempeña un papel básico en la aromaterapia. Al aplicar aceites en el masaje aromático, aparte del hecho de que las esencias penetran en la piel, está el beneficio adicional del masaje en sí mismo que aumenta su efecto psicológico debido a la presencia del aroma. Se disfruta dando el masaje, y al recibirlo nos relaja; es uno de los mejores métodos para aliviar el estrés y la tensión que padecemos la mayoría de los que vivimos hoy en día.

El masaje es una terapia antigua; de hecho el verbo “untar” es casi sinónimo de dar masaje. En la antigüedad se empleaban siempre aceites perfumados para dar los masajes, por lo que podemos decir que es la forma más antigua y principal de aplicar la aromaterapia

En las salas egipcias del museo Británico se pueden visitar unas vasijas de alabastro con datación de 3000 años a.C. que contenían aceites perfumados. Como sabemos, los egipcios disfrutaron ya de sofisticados refinamientos, sobretodo en el arte de la aromaterapia, que hoy en día aún no han sido superados.

Perfumar nuestro cuerpo con olores fragantes y cuidar la piel con aceites naturales es el mejor regalo que nos podemos ofrecer, podemos decir que entramos en comunión con la naturaleza y a la vez realizamos un tratamiento único que une el remedio y el perfume!

Rosa, sándalo, jazmín, bergamota, espliego, geranio, azahar… los aromas naturales de los aceites esenciales tienen una naturalidad que no podrá ser imitada nunca por los perfumes sintéticos, así quedamos perfumados y relajados de manera sencilla, inocua y natural.

Núria Campos

Experta en aromaterapia egipcia.

 

NCR_Cosmetica_Natural_Pq