Como lo define Mandy Aftel en su libro “Pequeña historia del perfume”: “El perfume, el embriagador y evasivo matrimonio de esencias de hierbas y especias, plantas y flores silvestres, corteza, animal, y árbol… es un motor del Universo”

Universal y eterno, las fragancias y los perfumes han sido utilizados en medicina, en rituales religiosos, en el cuidado del cuerpo desde tiempos antiguos, siendo valorados como artículos de lujo y refinamiento. Etimológicamente, “Perfumar” proviene del latín Per y fumare… para producir humo. Quemando materias olorosas se aromatiza una cosa, se esparce el exquisito olor.

NCR_Cosmetica_Natural_perfumes_egipciosLos antiguos egipcios emplearon diversos perfumes, incienso y otras sustancias aromáticas generalizando en toda Asia occidental el empleo de perfumes en ceremonias y en las casas. Los sacerdotes o sacerdotisas aplicaban sus conocimientos de alquimia y aromaterapia para crear incienso sagrado con el cual elevar el espíritu y conectar la psique humana con los Dioses. Eran muy respetados por sus conocimientos, siendo visitados por médicos y sabios del mundo antiguo para estudiar los “misterios” egipcios, entre ellos la medicina y la perfumería. El incienso era conocido como «la fragancia de los Dioses»,   los dioses se manifestaban no solo con apariciones y sonidos, sino también por el olor.
El uso del incienso se usaba mágicamente para la transformación del difunto hacia un estado divino, de ahí el nombre egipcio para esta sustancia, senetcher, «hacer divino».

En el Musée du Cinquantenaire en Bruselas se encuentra parte de una estatua donde aparece un himno dedicado a la reina Isetnofret esposa de Ramses II. El himno está relacionado con el perfume de la Reina:
“Ella que llena las salas columnadas con la esencia de su perfume. Su fragancia es como la de la tierra de Punt”

El perfume egipcio más conocido es el Kyphi, compuesto por más de dieciséis ingredientes como canela, cálamo, nardo, mirra, vino, miel… podía ser ingerido o quemado como incienso en los templos. Se decía que tenía muchas propiedades beneficiosas, para el cuerpo, el espíritu y el alma. Los antiguos egipcios contemplaban la enfermedad como una falta de armonía, o equilibrio, Maat, (símbolo de la Verdad, la Justicia y la Armonía cósmica) entre el mundo espiritual y el humano, convirtiéndose así los aceites aromáticos en remedios medicinales. Los sacerdotes egipcios preparaban fórmulas secretas, aromáticos ungüentos con aceites, leche y miel, convirtiéndose así en los primeros “perfumistas”.

Escribe Eric Maple: “La tienda de un perfumero en París del siglo XVII casi no se podía diferenciar del gabinete de un brujo. Estaba decorada con momias e ibises disecados, como recordando a su clientela que los perfumes habían sido una vez un arte muy desarrollado de la magia egipcia”.

Para obtener los aceites esenciales, los egipcios utilizaban grandes ollas de arcilla que calentaban haciendo que el vapor emparara lana que finalmente se prensaba para obtener así el aceite esencial.

En el siglo XI el famoso médico árabe Avicena perfeccionó el arte de la destilación con un aparato que obtenía esencias volátiles de las plantas, método que perduró durante 900 años. Los perfumes de Arabia se hicieron famosos por toda Europa.

En el siglo XVI la princesa italiana Catalina de Médicis inicia la producción de fragancias florales en el sur de Francia, concretamente en Grasse, cuyo suave clima y fértil tierra hacían brotar espléndidas rosas, violetas y jazmines. Todavía hoy, Grasse sigue siendo el centro de la industria del perfume. El Arte de la Perfumeria alcanzó su momento cumbre en el moderno París del siglo XIX.

NCR_Cosmetica_Natural_Grasse

Los perfumes se encuentran en forma de “esencias”, (del latín essentia, esse ser, naturaleza de las cosas, lo más puro y fino, lo que le es característico por naturaleza) Las esencias provienen del mundo vegetal y unas pocas del mundo animal , como el Almizcle y la civeta. Se encuentran en saquitos de aceite que se concentran en diferentes partes de la planta, o bien en diminutas glándulas.

La manera más generalizada de obtenerlas es el de la destilación de las plantas con vapor de agua, consiguiendo la esencia y a la vez un líquido acuosos de olor a la esencia, como por ejemplo el Agua de Azahar.

Algunas esencias se obtienen prensando la materia de la que proceden, como la corteza de limón o de naranja. Y otras por medio de grasas, a temperatura elevada, resultando así soluciones de esencia de las cuales se separa ésta por destilación, obteniéndose así la esencia más delicada como la de Rosa.

En perfumería las esencias se diluyen en aceite, cera o alcohol.

NCR_Cosmetica_Natural_perfumeDentro de los artículos de perfumería también se encuentran los jabones de tocador, los polvos cosméticos, las cremas hidratantes y las cremas nutritivas.

Las fragancias y los perfumes, van unidos a la Aromaterapia, la ciencia y el arte que utiliza las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales para fomentar la salud y el bienestar del cuerpo, la mente y las emociones.

La aromaterapia has ido utilizada desde la antigüedad. Según registros que se remontan hace más de 5.000 años, como dijimos anteriormente, los egipcios fueron la civilización que más se ha interesado en el arte y la ciencia de la aromaterapia; utilizaron inciensos, perfumes y cosméticos para usos espirituales y medicinales. Existen inscripciones en piedras sobre conocimientos y fórmulas para las prácticas espirituales con sustancias aromáticas que ellos realizaban.

Los antiguos egipcios conocían el poder curativo de las flores, mezclando esencias de flores para tratar una gran variedad de enfermedades. También perfeccionaron el arte de destilar flores para obtener los aceites que denominamos aceites de aromaterapia. Recogiendo rocío de pétalos de flor para utilizarlos en combinación con una gran variedad de aceites esenciales.

Y esta visión de la enfermedad no solo como una cuestión física, sino como el resultado de un desequilibrio en la mente, el cuerpo y el espíritu, les llevó a crear un complejo sistema de medicina que combinaba hábilmente esencias de flores con otras modalidades curativas para tratar los problemas de salud de forma holística.

En la sociedad egipcia se creaban jardines exóticos, ornamentales y curativos para deleite de los dioses, y algunas flores se consideraban sagradas. Los lotos azules y blancos se ofrecían en festivales para los dioses, con la esperanza de que las deidades protegieran y otorgarían un largo reinado al faraón, como el Iris, que era un símbolo de poder real, sabiduría, fe y valor.

NCR_Cosmetica_Natural-Perfume_BotellasLos egipcios redescubrieron el arte perdido de las esencias de flores. Sus sumos sacerdotes, grandes conocedores de las artes secretas, vieron que el espíritu de una planta se encapsulaba en su esencia de flor y podía utilizarse para curar. Las primeras civilizaciones en China, indonesia y Mesopotamia reconocieron y utilizaron esencias de flores para tratar estados emocionales. La cultura minoica de Creta, culta y espiritualmente desarrollada, dejaba flores seleccionadas en agua durante las ceremonias sagradas, y bebían el agua alrededor de lugar sagrado para limpiarse de pensamientos y sentimientos negativos. También dejaban flores en recipientes de agua para proteger y realzar la ceremonia.

En el Himalaya, “valle de las flores”, brillan las flores exóticas, y fue donde evolucionó el sistema médico natural ayurvédico. Con 5000 años de antigüedad, el Ayurveda reconoce el valor terapéutico de las flores. El loto ocupa un lugar de honor en las ceremonias curativas ayurvédicas, se dejan flotando en el agua pétalos que a continuación se beben o se frotan en el cuerpo.

Con el tiempo, el conocimiento de las esencias de flores se perdió, pero fue conservado por hermandades secretas, como los esenios en el Sinaí, hasta que fue recuperado en el siglo XV por el médico suizo Paracelso (1493-1541), que recogía el rocío de la mañana de las flores para tratar los desequilibrios emocionales de sus pacientes.

En la década de 1920, el médico inglés Edward Bach, insatisfecho con la medicina, buscó un sistema sencillo para tratar las causas profundas de las enfermedades, que a menudo eran el estrés y los traumas. Encontró la respuesta en las flores y los árboles floridos. Probándolo él mismo, dejó que los estados mentales negativos le sobrepasasen y seleccionó intuitivamente la flor cuya esencia le provocada la reacción contraria. Construyó un repertorio de 38 esencias que se utilizan para tratar respuestas individuales a casos de estrés, de acuerdo con el tipo de personalidad de cada paciente.

Afortunadamente, en los últimos 25 años se ha producido un renacimiento de remedios de flores en todo el mundo, desde Australia hasta el Himalaya.

Es un regalo de la Naturaleza, de Dios, oler la delicada fragancia de una flor, porque como dice , “las flores hablan de amor silenciosamente, en el lenguaje del corazón”

Núria Campos

 NCR_Cosmetica_Natural_flores-de-bach